Entrevista a Sergio González Contreras, autor de Garduña

«Para publicar, mejor si eres un personaje mediático y no tienes nada que ver con el mundo de la literatura»

Contaba William Faulkner que escribió una de sus obras más apreciadas, Mientras agonizo, de madrugada, en apenas mes y medio, durante su empleo como bombero y vigilante nocturno para la central eléctrica de la Universidad de Misisipi. Hizo lo propio Charles Bukowski con buena parte de su producción creativa a lo largo de doce años, cuando trabajaba como cartero en una sórdida oficina postal de Los Ángeles. A este respecto, recientemente, la película Paterson, de Jim Jarmusch, retrataba la figura de un conductor de autobús urbano que, dentro de su rutinario y sedentario día a día, escribe poesía —buena poesía, sobre la condición humana—, implantando en el espectador interesantes preguntas sobre ser y estar

Converso hoy con Sergio González Contreras, guarda de seguridad y escritor, cafés en mano y corazones en ristre, sobre literatura y vida.

Porque puedo llamarte escritor, ¿verdad?   

Es que la palabra «escritor» me parece tan grande, por todo lo que nos antecede de años, décadas y siglos… Si acaso, «juntaletras», por respeto. Hay quien dice que todo el que escribe es escritor, pero yo no estoy de acuerdo, porque cuando se rompe un enchufe en casa lo arreglamos nosotros y no somos electricistas.

¿Cómo se consigue pues un título de escritor? ¿Con estudios? ¿Cosechando premios? ¿Acumulando años?

Es un autoestilo de vida. Para presentarte como escritor tienes que dedicar tiempo pleno de tu vida a la escritura, convertirla en profesión, vivir de ella. Y no es cuestión de tener una obra extensa… Mientras tanto es una afición.

¿Por qué escribes?

A mí me divierte lo más grande, y me relaja todavía más. Cuando estoy escribiendo tengo la sensación de ser yo de verdad. Por eso me siento tan bien al participar en presentaciones, mesas redondas…, porque estoy dentro de mi mundo (el mundo de la literatura, del arte en general), al que no tengo acceso pleno.

«Escritor» o «juntaletras», lo que sí eres es autor ya de dos novelas publicadas, La mirada del toro y Garduña (ambas editadas por Chiado), y una tercera con medio pie en el mercado…

Aun así, escribo para mí. Me explico: ¿hasta qué punto es evitable que haya algo autobiográfico en tus novelas? Imposible de evitar. Para mí eso, como autor, es muy secreto, en la mayoría de los casos sólo lo sé yo, cosas que van desde anhelos hasta traumas personales, y que por momentos determinados lo desahogo anónimamente en las letras, una forma de soltar un poco de lastre de la mochila que llevamos a cuesta. Por ello digo que escribo para mí. Y muchos asuntos sobre los que escribo tienen un sentido diferente desde fuera, para el lector, que desde dentro, en lo personal. Por eso siempre es bienvenido el público.

Eso adquiere un valor creativo doble teniendo en cuenta que, al menos hasta ahora, te mueves dentro del género histórico…

La idea inicial para escribir La mirada del toro fue totalmente distinta con respecto al resultado final. Durante su documentación me topé con información sobre la Garduña, y  me pareció tan apasionante que la guardé en el cajón para volver a ella más tarde. Y para mí Carlos V, protagonista de mi próxima novela, es el gran personaje histórico de este país, no creo que exista ninguno por encima de él; trajo un punto de vista tan aperturista que si se le hubiera dejado, España no tendría los treinta o cuarenta años de retraso que tiene con el resto de Europa. Este tercer libro contiene mucho de mi alrededor, de gente cercana.

«Cuando estoy escribiendo tengo la sensación de ser yo de verdad»

La Garduña, epicentro de tu novela homónima, fue una supuesta sociedad secreta criminal que operó en España entre los siglos XV y XIX…

La Garduña se establece en España mucho antes del siglo XV, haciéndose fuerte en Toledo y expandiéndose desde ahí a todo el país. Esto nos vino de Centroeuropa, donde se denominaban «germanías», «hermandades» o «logias», que muchas veces encubrían su funcionamiento verdadero. Con la expansión del imperio, Nápoles se convirtió en territorio español, y lo que hoy es la mafia napolitana parece muy probable que sea una herencia nuestra.

¿Vinculada a la Santa Inquisición?

Álvarez Benavides hablaba, incluso dando nombres propios, de un pacto macabro entre la Garduña y la Inquisición para convertir lo que parecía una limpieza dentro de las creencias religiosas en un negocio con reparto entre ambas partes. Esa Sevilla del siglo XV, con el descubrimiento de América reciente, que va notando en su puerto más vida, más preparación, más dimensión, para convertirse en lo que se convirtió.

sergio-gonzalez-contreras-en-casa-del-libro-sevilla

La protagonista de tu novela es una niña…

Una niña que se va haciendo mujer conforme avanza el libro. Un reto difícil para el que he tenido que tirar de mi compañera para entender y plasmar fehacientemente muchos puntos importantes en la historia de la vida de la mujer. Alrededor incluyo una subtrama donde entran los Reyes Católicos y tiro de un personaje como Fernando de Zafra, su secretario personal. Un buen conglomerado de cosas.

Más allá de su contexto, ¿qué va a encontrar el lector en Garduña?

Va a encontrar drama, amor, conveniencia, movimientos socioculturales y muchas curiosidades, como la de la sevillana calle Alhóndiga, llamada así porque allí era donde se recolectaba todo el trigo sembrado. En aquella época no todo el mundo que tuviera tierras podía sembrar trigo. Existían concesiones reales (a veces, por favores) y sólo unas pocas personas las poseían.

Se dice que la energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma…

La mafia napolitana, calabresa, siciliana, rusa, china o las maras en Sudamérica son lo mismo que la Garduña pero con su funcionamiento adaptado a los tiempos. (Mayor adaptación que tienen los gobiernos de los países para acoger movimientos mafiosos no la hay). Los miembros de la Garduña, al parecer, se distinguían entre ellos con tres puntos tatuados en la palma de la mano simulando un triángulo, muy similar a ese tatuaje carcelario de los tres puntos entre los dedos pulgar e índice.

«Por determinados momentos desahogo anónimamente en mi escritura desde anhelos hasta traumas personales»

¿Tú eres más de novela histórica o de historia novela?

De ambas. Mi próximo libro sobre Calos V será una historia novelada (una biografía contada por un personaje ficticio), mientras que Garduña es más una novela histórica.

¿De «mapas» o de improvisación creativa?

Yo soy mucho de mapas. Aunque es inevitable que muchas veces la historia principal se vaya transformando durante la escritura, que nos sorprenda a los autores, que nos pase por encima; te tienes que adaptar tú a ella más que ella a ti.

Con el tono narrativo entiendo que harás pocas concesiones, pues no es extraño encontrar novelas históricas ambientadas, por ejemplo, en la Roma de Julio César y comprobar que sus personajes hablan como si estuvieran en pleno siglo XXI…

Trato de evitar mucho los términos actuales, aunque tengan ascendencia de siglos. Un «núcleo residencial» ya existía en el XV, pero voy a hablar mejor de «población», de «aldea», de «pueblo», para que el lector tenga una adaptación más fácil a la época narrada. Expresiones del castellano antiguo no suelo usar casi nunca, salvo excepciones con cierto peso y que tengan hasta un punto de humor. No diría «hideputa», sino «hijo de puta», con todas las letras.

Ni por ser admirador de Pérez-Reverte…

En honor a él hay un momento de Garduña donde incluyo «pardiez».

sin-titulo

¿De qué te ha salvado la literatura?

Me ha salvado de una vida que no quería, que no era mía. La literatura no hubiera llegado a mi vida si no hubiera tomado una decisión que tomé hace unos nueve años. Te hablo de una separación. No es que me separara para escribir, pero sí que la escritura me liberó muchísimo para superar todo aquel trance.

¿Podrá la literatura, a estas alturas, cambiar el mundo?

No lo creo. Quizá si dejáramos de encajonarla, de empaquetarla, de cobrar lo que se está cobrando (ahí entraría el veintiuno por ciento de IVA).

¿Y Donald Trump?

Yo a Trump lo traería aquí a España, a la base de Rota, y lo dejaría quince días de vacaciones sin móvil… Seguro que se le acabaría todo.

«Durante la escritura te tienes que adaptar tú a la historia más que ella a ti»

Las últimas estadísticas reflejan una evolución en la venta de libros. Espero que no lleve aparejada una involución de la cultura…

Vayámonos al top ventas y veamos quiénes son las personas que están a la cabeza en España. Se apuesta más por el producto fácil. Si el personaje es mediático y no tiene nada que ver con el mundo de la literatura, mejor. Si las macroeditoriales ven el negocio, lo van a hacer. En este sentido, yo siempre pongo como ejemplo los setecientos mil euros que cobró por adelantado José Bono para publicar sus memorias con Planeta. Un valor seguro, pero no era un escritor. Y no significa que sólo los escritores puedan publicar, sin embargo hay que anteponer muchas cosas, algo complicado cuando los costes de producción son tan altos. La cultura es tan necesaria como cualquier otra cosa que tenga el IVA mucho más bajo.

Somos lo que leemos…

Yo soy muy fácil y cabezón para la lectura. Fácil porque me encanta leer y cabezón porque soy incapaz de dejar un libro aunque me cueste terminarlo.

¿Y ha terminado tu ciclo dentro del género histórico?

Mi cuarto proyecto vendrá enfocado a algo distinto. Me apetece salir de este proceso de documentación que, aunque se disfrute, te crea ansiedad puesto que limita mucho la escritura hasta ir acumulando todos los datos. Tengo ganas de escribir documentándome del día a día, en un café, una freiduría, una frutería, un quiosco o simplemente kiosco o simplemente caminando por la calle.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s