Entrevista a Defreds, autor de Cuando abras el paracaídas

«Está muy de moda criticar lo exitoso»

Me he propuesto abrir mi bitácora cultural a autores con una interesante historia personal que contar. Y éste es el caso de Defreds, quien, desde que pulsara a voleo siete letras del teclado (d-e-f-r-e-d-s) para registrarse en una web, hace más de diez años, hasta hoy, se ha convertido en uno de los escritores más vendidos de España (su primer libro, Casi sin querer, lleva despachados casi ochenta mil ejemplares y su segundo, Cuando abras el paracaídas, cincuenta mil, ambos bajo el sello Frida Ediciones). Defreds y yo compartimos apellido (su nombre real es José Ángel Gómez Iglesias), sangre gallega y un exquisito gusto por la honestidad muy por encima de cualquier moda o mercado; una sinceridad, inusual entre tantos egos y postureos creativos, que le lleva a pronunciarse sin medias tintas sobre el corte comercial de sus obras, sobre el feroz purismo literario, sobre su «escuela de escritura» Twitter, plagada de ojeadores editoriales que priman lo cuantitativo (por ejemplo, el millar de seguidores a disposición) sobre lo cualitativo. Pues la suya es una generación de autores digitales —con peso imponente en un público masivo, mayoritariamente adolescente— que dieron el salto de las redes sociales al papel, contadores de experiencias urbanas, agitadores de emociones, sin filtros estéticos, mediante verdad.

Define la palabra «éxito».

El éxito es disfrutar con las cosas que haces, que a la gente le gusten, sin que el resto de situaciones de tu vida cambien demasiado. Yo no le pido más al éxito. Y no todo lo que tiene son cosas buenas, obviamente.

¿Qué es lo mejor y lo peor que te han dicho sobre tus libros, sobre tu escritura?

Cosas buenas, cientos de miles. Diariamente me llegan mensajes de personas a las que les he ayudado con una enfermedad, con la muerte de un familiar… Personas que me leen desde lejísimo: Camerún, Israel… Personas que se sienten muy solas y leen mis libros o que conocieron a su pareja por un texto mía. Y cosas malas, pues que ojalá me muera, que me corten los dedos, que hago daño a la literatura, que soy una vergüenza para mi ciudad… Tienes que vivir en esa línea intermedia entre los miles de halagos y los miles de insultos.

Las redes sociales son unas magníficas trincheras para los cobardes.

De todas formas, está muy de moda criticar lo exitoso. La pregunta es qué haría esa misma persona que insulta si tuviera éxito. Pues disfrutarlo, aprovecharlo, y le jodería un huevo que le insultaran. Pero mola mucho ser un hater desde tu casa. Poco a poco me voy acostumbrando, es una cosa con la que tengo que convivir. Si la gente expulsa tanta mierda debe ser por un proceso de envidia gigante y porque estaré haciendo las cosas muy bien.

defreds

Que la edición de un libro, con una tirada importante, se agote al día siguiente de llegar a las librerías, como te ha ocurrido a ti, no es moco de pavo.

Para mí es una sorpresa. Con el primer libro, Casi sin querer, se sacó una primera tirada de mil ejemplares, y ya van por cerca de los ochenta mil. Con el segundo, Cuando abras el paracaídas, se sacó una tirada inicial de diez mil. Yo creo que ha sido el boca a boca más que nada. Lo tomo con calma. Es una maravilla, se disfruta un montón.

Echa la vista atrás. Ahora devuélvela al presente y confiésame qué ha cambiado.

Muchas cosas. Cuando salió mi primer libro yo sólo tenía algunos seguidores en Twitter, tampoco demasiados. Si desde la editorial se buscaban cifras como para vender, pues había opciones mejores, pero, bueno, alguien vio algo en mí. Casi sin querer es un libro muy sencillo porque recopilaba un poco lo que había escrito en mis redes sociales desde hacía años. Luego, a raíz del éxito de ese libro, tuve la posibilidad de escribir otro, a mi gusto, mejor, más currado, con vivencias quizá más actuales.

¿Y a título personal?

Sigo viendo la vida de la misma forma soñadora que antes.

«Mis libros no son de poesía. Lo repito constantemente. Pero como me meten ahí, eso crea una controversia entre la gente difícil de digerir. Tengo que vivir en esa línea intermedia entre los miles de halagos y los miles de insultos»

¿Y qué encontramos dentro del paracaídas?

Cuando abras el paracaídas tiene textos cortos sobre situaciones muy reales que me han ido pasando a mí, la mayoría, o ha pasado a mi alrededor. En él hay una cambio en las formas porque yo ya no soy tan pequeño como antes, mis vivencias van cambiando y la manera de relatarlas también, un proceso normal en el crecimiento de alguien.

Tú mismo reconoces siempre que tus escritos no son poesía.

Lo repito constantemente. Es evidente que cada librería coloca los libros en las estanterías que más convienen para vender, algo que yo no controlo ni decido. De hecho, es más, mi tercer libro, que saldrá pronto, empieza literalmente así: «Si estás buscando un libro de poesía, cierra éste, colócalo en la estantería y píllate otro que tienes miles para elegir, el mío no». Quiera o no quiera, como me meten ahí, eso crea una controversia entre la gente que es difícil de digerir. Yo sé lo que pienso de mis libros, lo que pienso sobre el público al que le gustan y los lee.

¿Qué piensas?

Cuando me pongo delante del ordenador o de una libreta para escribir cosas no estoy pensando en hacer arte ni crear poesía, lo que estoy pensando es en expulsar un poco lo que pasa, lo que he vivido o me han contado, no hay más. Yo digo cosas que gustan y por algo será. No sé cuál es el secreto, no pretendo ganar ningún premio ni crear una línea de nada, sólo soy feliz haciendo lo que hago.

«Cuando escribo no estoy pensando en hacer arte ni crear poesía, sino en expulsar un poco lo que pasa, lo que he vivido. No pretendo ganar ningún premio ni crear una línea de nada, sólo soy feliz haciendo lo que hago»

¿Puede hacerse literatura a través de las redes sociales?

Lo bueno que tienen es que cualquier cosa escrita puede llegar rápidamente a miles de kilómetros, a cualquier ciudad, a cualquier casa: es un medio de transporte de la literatura brutal. Al fin y al cabo, todo el mundo puede escribir lo que quiera, lo complicado es que lo que escribas llegue a la gente. Y eso creo que sólo se consigue si no lo buscas, si disfrutas. Las redes sociales dan muchísimas cosas, sin ellas yo seguramente no tendría libros ni mucho menos.

¿Cómo das el salto de la lectura a la escritura?

En el colegio no es que fuera un alumno diez, más bien era un alumno cinco, pero me gustaba muchísimo leer libros. Tengo recuerdos, cuando niño, de estar en la cama o en la playa leyendo un montón de libro que me traía mi madre sobre todo. Leía constantemente. También escribía de vez en cuando, siempre que tenía un hueco, en las libretas, incluso cartas a mis amigas y amigos, y cuando me abrí Twitter empecé a soltar ahí pequeñas pinceladas de lo que me pasaba, pero sin mayor pretensión. Así surgió un poco todo.

¿En España se puede vivir hoy de la escritura?

Difícil. Si vendes bien, sí. O al menos para hacer unos ahorrillos. Porque tampoco sabes cuánto va a durar. Entre que te pagan poco y luego Hacienda se lleva mucho, complicado.

«Sin las redes sociales yo seguramente no tendría libros ni mucho menos»

¿Lees libros como los tuyos?

Me gustan más las novelas que mi estilo de libro. Una cosa es que a mí se me dé bien escribirlo, que me guste hacer textos cortos, y otra cosa es que yo me comprara mi propio libro. No busco inspiración en otros libros; lo que hago con los libros que leo es disfrutarlos.

Tu inspiración está en la calle.

Precisamente en mi tercer libro, a punto de salir, llamado 1775 calles y publciado también por Frida Ediciones, he salido a las calles de mi ciudad, Vigo, para escribirlo, o al menos para sacar ideas, para analizar y pensar. Este 2017 habrá también un cuarto libro que saldrá a mitad de año con una editorial más grande, no por dinero sino por el lanzamiento latinoamericano, que me va a permitir llegar a ese público que le cuesta encontrar mis obras.

defreds-2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s